martes, 13 de febrero de 2007

Confesión

Cuando tenia unos 7 u 8 años mi mamá acostumbraba, a mi hermana y a mi (mayor que yo por año 8 meses), llevarnos a las fiestas infantiles (piñatas) juntas, así fuera que nada mas invitaran a una o a otra.

En una ocasión, la fiesta fue en el veinte-único club de golf de mi ciudad, en la sección de la alberca. La fiesta era de una compañerita de salón de mi hermana, y pues ahí iba yo de acople, pero como no era de alguna amiga mía y mi hermana ya estaba en la etapa de que se separaba un poco de mi, obviamente me empecé a morir de aburrimiento.

Entonces me fui a pasear por el lugar, llegué al campo de golf y vi a dos niños de mi edad, niño 1 y niño 2, que por cierto estaban guapitos (yo los recuerdo “bonitos”) y me invitaron a jugar con ellos. Les advertí que no sabía jugar y me dijeron que no había ningún problema.

Así que, me puse yo muy mona a punto de darle un golpe a la pelota y les pedí que se alejaran un poco para poder dar el tiro (¬¬ si, aun no se jugar). Según yo ya se habían alejado y al momento que levanto el palo –Madres- que le voy pegando a niño 1 justo en la boca, ya ahí es cuando el recuerdo se vuelve un poco borroso, y vi como se le había reventado totalmente (creo que habían hasta dientes), niño 1 traía mucha sangre en la boca y yo estaba muy asustada, el niño 2 me dijo que me fuera corriendo… y yo toda chiquita, toda nerviosa, le hice caso, me fui corriendo, llorando, con miedo (el niño sin boca también lloraba, obvio) y me pase casi todo el día escondida en el restaurante-club del lugar, escondida realmente, atrás de una maseta por horas.

Estando ahí atrás de la maseta pude ver como había gente que corría, porque les avisaron lo del niño1, después llegaron con el niño llorando (juro que me duele el corazón cada vez que me acuerdo), lo curaron o le contuvieron la hemorragia y se fueron otra vez… paso yo creo que media hora mas y ya salí de mi escondite, a demás que ya estaba muy cansada. Llegué con mi mamá y me dijo que ya nos íbamos, yo lo agradecí y son pocas las personas que han sabido esto, es uno de mis traumas de la infancia.

PERDON NIÑO 1

Fin

2 comentarios:

Ringo il Pingo dijo...

así que fuiste TÚ!!!!!! Tú horrorosa mocosa que desfiguró mi rostro y por cuya culpa se vio estropeada mi seguramente BRILLANTE carrera de posible modelo!!!! o.O
Jk... las cosas pasan por algo anyways (se dice). Aunque tambien se dice que al final cada cabrón tiene lo que se merece...
Así se dice, pues y así lo creo. (Amén)

cxyboi dijo...

jaja chingadamadre con el pinche niño1 jaja me encanto tu trauma es una super buena historia de contar no manches!!! me encantaria conocer la otra parte de la historia!