viernes, 24 de agosto de 2007

Cuentame un cuento - 2da parte

El príncipe se aproximó aun más a la mujer, que se cubría totalmente con una capa.
¿Como supo que quien soy? – preguntó.
Habría que ser un completo forastero para no saber quien es su majestad…-
Mientras el príncipe sonreía ligeramente la mujer continuó, retirándose lentamente la capucha que cubría gran parte de su rostro
…A demás como no reconocer a la familia – dijo la dama que se notaba de edad avanzada.
¡¿Familia?! - exclamó el príncipe. - ¡Pe-pero si yo no tengo más familia que la de mi madre!
Eso no es cierto joven príncipe, tú tienes más familia… ¿qué hay de la de tu padre? -
¡Imposible! La guerra del oriente desafortunadamente acabo con ella. -
No con toda querido -
Ahora era ella quien se aproximaba al príncipe. Mientras se acercaba, la poca luz que había logró permitir que el príncipe observara claramente quien era. Cierto, tenia un aire familiar, pero no del todo, la sonrisa, que enmarcaba el rostro de la señora se notaba hasta cierto punto forzada, fingida, que escondía otras intenciones, quizá malévolas.
Mi nombre es ***** y soy consanguínea tuya - dijo la dama. El príncipe la vio con cara estupefacta, no lo podía creer.
Así es - prosiguió - Yo soy pariente de tu padre y por muchos años había esperado este momento, el de conocerte y por fin cruzar palabra contigo.

La plática continuó por varias horas, principalmente hablaron de cómo era el padre del príncipe, de las cualidades que tenía y del parecido que el príncipe tenia con su padre.

El príncipe perdió la noción del tiempo y para cuando se dio cuenta ya era tarde, incluso la luz del sol casi desaparecía completamente. Aun tenia muchas dudas de su parentesco y sobre todo del porque nunca habían tenido contacto, sin embargo, la platica tuvo que ser interrumpida puesto que nunca se había ausentado tanto tiempo del castillo.

El joven se despidió de la dama de la capa con todo el protocolo, pero al momento de cerrarse la puerta de aquel castillo tan descuidado se apresuró como nunca antes lo había hecho para llegar pronto a su hogar.

Al cruzar las puertas de su castillo inmediatamente fue escoltado por parte de la seguridad real e inmediatamente lo llevaron ante la reina, quien al momento de verle, su rostro se transformó de preocupación a felicidad. La reina que en todo momento era cuidadosa de su imagen corrió a abrazarlo y después de examinarlo le dio un beso en la frente y preguntó

Hijo mío, ¿estás bien? ¿Qué ha pasado? ¿Dónde te encontrabas? Y ¿Por qué te has ausentado tanto tiempo? -

El príncipe miró a su madre con rostro preocupado, no sabia que responder y al momento de abrir la boca sus palabras fueron titubeantes…

4 comentarios:

DonGalleto dijo...

Aaaaaaaaaaaaaaaaaarrrrrrrrrrrrrghhhhhhh

pero porque lo dejas en suspenso de esa formaaaaaaaaaaaaaa????

El_Sonriente dijo...

O_o... pronto continuara? espero que si..

Saludos Sister.

Horus dijo...

Wow! Me quedo mordiendome las uñas por la expectación....

malkavian dijo...

Jija de tu mañana, mira que tan escondido te tenias esto de la redaccion fantastica!!

ajajaja, ya van dos veces que me dejas con la duda!!

Te quiero!